Page 51 - TequioVol1No1

 

 

 

 

 

Page 51 - TequioVol1No1
P. 51

Formar maestros / Liliana Saavedra y Sneider Saavedra / 50-55  51






                     n el contexto actual de la mundialización de la   que Zuluaga  et  al (2003) denunciaran en términos
                     educación, discursos relacionados con teorías   de su “atomización” y “subordinación”, reduciendo su
               Ecurriculares, competencias y calidad se han     acción a mecanismos disciplinares que se entienden
                insertado en la formación de maestros, porque se   de manera operativa: la clase como repetición de
                constituyen en “indicadores de desempeño” que   contenidos, el programa como dependiente de criterios
                tanto el Estado como sus sucedáneos le demandan   externos a la didáctica (currículo técnico) y el examen
                en su labor. De manera acrítica, estos discursos de   como medio de verificar saberes.
                tradición anglosajona han minado la educación a    Ante tal contexto inmediatista, resulta pertinente
                pesar de provenir de procesos tan disímiles como la   situar a estos maestros en formación en la génesis
                constitución de la escuela de masas, la competencia   de su labor, en la  paideia griega y otras formas de
                en la carrera espacial o la administración científica   filosofía relacionadas con el cultivo de la virtud y los
                del trabajo, tergiversando los propósitos educativos   saberes en comunidades  antiguas.  A partir  de allí,
                y  asimilando  indiscriminadamente  tradiciones  y   evidenciar diversos sucesos que permiten la aparición
                prácticas pedagógicas.                          de la didáctica en el siglo XVI y de conceptos como
                   Esta situación exige al maestro profundizar   pedagogía, educación, formación (bildung) o currículo
                conceptos propios de su campo intelectual, en   entre los siglos XVIII y XIX. Precisamente, a través de
                oposición a tendencias de desprofesionalización   este devenir conceptual de la Pedagogía en Occidente
                que consideran que cualquier profesional,  científico   y sus cuestionamientos consecuentes desde el campo
                o técnico puede atender  cuestiones educativas,   intelectual de la educación, este artículo desarrolla
                concepción ampliamente difundida por las restricciones   una propuesta de formación de maestros a fin de que
                de la autonomía del profesorado, debido a los intereses   no se limiten a confirmar vacíos inmovilizantes dentro
                socioeconómicos y culturales dominantes (Hernández   de estos entramados discursivos, sino que tomen
                y Sancho, 1999). De hecho, el Estado evaluador   conciencia de los campos pedagógico y educativo para
                (Díaz Barriga, 2000) y su discurso de la calidad   asumirse como intelectuales fundamentados en su
                educativa (Santos Guerra, 2003), imaginarios como   juicio crítico para la praxis.
                el desprestigio social del maestro (Álvarez Gallego,   Si  bien  coincidimos  con  Arendt  (1993)  en  que  la
                1995) y la escuela concebida como empresa (Laval,   educación existe porque nacemos,  ciertos procesos
                2004), la deformación de la labor del profesor por   históricos han sobresalido en su constitución
                sus múltiples campos de acción (Saavedra, 2008), el   conceptual como producto de la modernidad, cuyas
                “malestar docente” derivado (Imbernón, 1994), entre   particularidades han legado diversas maneras de
                otros, evidencian un cuestionamiento sobre el campo   configurar el campo pedagógico. Como lo ha presentado
                específico de su formación.                     Jaeger (2001), el marco de la filosofía como modo de
                   A pesar de apuestas significativas y líneas   vida en la antigua Grecia permitió el surgimiento de la
                de investigación recientes, la experiencia en la   paideia en tanto designación de un concepto incipiente
                formación de licenciados y magísteres en Educación   de formación: articulación de la cultura y la educación
                en  la Universidad  de San Buenaventura (USB),  en   como parte de “la estructura histórica objetiva de la
                la Universidad Pedagógica Nacional (UPN) y en la   vida espiritual de una nación” (Jaeger, 2001, p. 2), y
                Pontificia  Universidad  Javeriana  (PUJ) de Colombia,   su proyección en la psicagogía grecorromana como
                confirma las carencias conceptuales de los estudiantes   conducción del alma para su transformación. De hecho,
                en los campos de la pedagogía y la educación, en parte   la paideia hunde sus raíces en el mismo origen de la
                debido a la “instrumentalización del saber pedagógico”   palabra pedagogía (paidagogía), a manera de actividad




                                              Tequio, vol. 1, no. 1, septiembre-diciembre, 2017
   46   47   48   49   50   51   52   53   54   55   56