Page 34 - TequioVol1No1

 

 

 

 

 

Page 34 - TequioVol1No1
P. 34

34    Ciudadanía y cultura cívica / Graciela González Juárez / 33-38






                de los actores políticos podría ser más decisiva. Así, se   en  el  país  que privilegia  la  participación  electoral,  la
                reconoce la importancia de las actitudes y sentimientos   presencia de partidos políticos y el voto, debido a que
                como insumos esenciales de la cultura cívica, así como la   está  condicionada  a  sus  rendimientos  económicos  y
                dificultad que requiere su aprendizaje. La asimetría parece   sociales. Sin embargo, el ciudadano es pasivo, pues
                una condición necesaria de las democracias modernas y   según la investigación realizada por Ai Camp (1999,
                de la cultura cívica de los ciudadanos. Cabe destacar el   p.  8),  “los  mexicanos  esperan  que  la  democracia  les
                antagonismo de la democracia y la ciudadanía, ya que   traiga justicia social y un mejor nivel de vida” y si las
                al tiempo que es deseable la presencia de ciudadanos   instituciones democráticas “fallan el cumplimiento
                activos, esto pondría en inestabilidad y crisis al sistema   de las expectativas de los ciudadanos, reforzarán sus
                por sobredemanda ciudadana.                     creencias antidemocráticas”. La conclusión fue que la
                   Así, mediante sus instituciones, la sociedad   ciudadanía sigue siendo alienada, aunque parcialmente
                democrática aspira a capacitar al conjunto de sus   participativa y aspirativa, tanto en el sentido democrático
                ciudadanos para que tengan virtud cívica; es decir, que   como social (García Clarck, 2001, p. 454).
                sean potencialmente capaces de tomar parte en la vida   El objetivo de la presente investigación fue analizar
                pública, al margen del grado en que decidan hacerlo,   la cultura cívica de los alumnos de universidades
                y en este sentido la educación universitaria tiene   interculturales, mediante su actitud ante situaciones
                la responsabilidad social de formar ciudadanos y no   emblemáticas, a fin de valorar formas de conducción en
                sólo egresados profesionales. De acuerdo con Dewey   espacios comunes de convivencia entre universitarios.
                (1954,  p.  134),  “las  escuelas  han  de  reconocer  las   La pregunta de investigación fue: ¿los estudiantes de
                necesidades de todas las clases de alumnos y dar a éstos   universidades interculturales tienen una perspectiva
                una preparación que les haga llegar a ser ciudadanos   de cultura cívica incluyente, diversa y respetuosa ante
                prósperos y valiosos”.                          circunstancias comunes a ellos y que favorecen la
                   En los años  setenta del  siglo XX,  Almond  y Verba   convivencia?
                (1970, p. 469) observaron “tendencias cívicas ‘aspirativas’
                en la cultura política mexicana”. Lo que reportaron fue un   Método
                cuadro inconsistente donde conviven el afecto general   El total de los participantes fue de 228 estudiantes de
                hacia el sistema político y la baja expectativa ciudadana   tres  universidades  interculturales:  una  situada  en  el
                respecto del trato igualitario por parte de las autoridades   sureste del país, otra en la región del Golfo de México
                y de las realizaciones gubernamentales. Además de   y una más en la zona del centro. El rango promedio de
                que los roles de súbdito y participante coexisten en   edad fue de 20 y 22 años; 51% de los entrevistados
                ambivalencia  entre los ciudadanos y la autoridad.  El   fueron mujeres y 49% hombres.
                estudio, que se replicó en 1989, no aportó bases precisas
                para documentar cambios significativos en la cultura   Procedimiento
                política mexicana (Craig y Cornelius, 1989, p. 342).  Se diseñó un cuestionario de ciudadanía que contiene
                   Al parecer, la ambivalencia es una característica en la   33 reactivos, en tres de sus componentes: cultura
                cultura política del mexicano “aspirativo”, pero alienado   ciudadana, cultura cívica y cultura política, validado
                políticamente. Existe discrepancia entre los modelos   por cinco expertos en el tema. La primera parte es
                “normativo” y “descriptivo” del sistema político en México   una escala Likert con cuatro opciones de respuesta: Sí,
                (cfr.  Craig y Cornelius, 1989, p. 376). No obstante, los   Tal vez, No y No lo sé, y mide el nivel de disposición
                estudios  reportados  posteriormente  dieron  cuenta   para convivir con seis personas vulnerables en tres
                de la presencia de una democracia constitucionalista   condiciones hipotéticas diferentes; contiene, además,




                                              Tequio, vol. 1, no. 1, septiembre-diciembre, 2017
   29   30   31   32   33   34   35   36   37   38   39