Estudiando de 2 a 3 horas diarias aprobé exámenes en la UABJO y la Marina: Manuel Alejandro

  • El secreto es la disciplina, dice el egresado del Cobao 04 del Tule

Con el orgullo a cuestas de haber aprobado dos exámenes de licenciatura con sólo estudiar de dos a tres horas diarias, Manuel Alejandro López Ramírez fue aceptado para cursar la carrera de Médico Cirujano en la Facultad de Medicina y Cirugía de la UABJO, pero también en la Escuela Médico Naval de la Secretaría de Marina Armada de México.

Egresado del Cobao 04 de Santa María del Tule, Manuel Alejandro dice que no le fue difícil aprobar los exámenes correspondientes y revela que “el secreto es la disciplina, estudiar de dos a tres horas cada día y pasas sin ningún problema”.

Por eso, con esa calidad moral, recomienda a los jóvenes que quieren ingresar a la UABJO y se dicen rechazados que estudien porque “es la única forma de poder ingresar y principalmente de permanecer en la institución, estudiando y preparándose día tras día”.

De 19 años de edad, es el menor de tres hermanos; son mujeres mayores de edad las dos más grandes, quienes ya concluyeron sus respectivas carreras. La primera es ingeniera industrial y la que le sigue licenciada en Diseño de Interiores y Paisajismo. Su papá es carpintero y su mamá ama de casa

Forjado en la disciplina familiar e interesado en el estudio de la medicina, Manuel Alejandro decidió buscar la oportunidad de continuar sus estudios en dos instituciones: la UABJO y la Escuela Naval Militar, hizo los trámites, presentó los exámenes y aprobó en los dos lugares.

Al final, tuvo que tomar una decisión, una de las más importantes en su vida, y optó por presentarse en la Escuela Médico Naval.

EL TESTIMONIO DE UNA MADRE

Juana Ramírez Toledo, madre de Manuel Alejandro López Ramírez, responde algunas inquietudes:

¿Cómo formó a sus hijos?

  • Inculcándoles principios. Que fueran muchachos honestos y que le echaran muchas ganas. Mi esposo es carpintero y yo ama de casa; no tenemos solvencia económica suficiente, pero les enseñamos que la única herencia que les íbamos a dejar es su carrera académica.

    Alejandro es mi hijo el más chico, pero a pesar de ello no lo he consentido. Él se ha forjado. Fue un niño disciplinado. Es muy tenaz. Yo quería que se quedara en la UABJO, pero él quiso hacer su examen en la Marina y decidió quedarse ahí.

¿Cuál es el secreto de Usted, como madre, para inculcarles a sus hijos que estudiaran y no se fueran por otro camino?

  • Platicar mucho con ellos. Todos tenían que portarse bien. El varón respetar a sus hermanas y todos prepararse para el futuro, porque viene muy difícil, muy incierto para los jóvenes.

¿Su recomendación para las madres de los jóvenes que se dicen rechazados por la UABJO?

  • Que dialoguen mucho con sus hijos para hacerles entender que la vida es muy difícil y que si los más preparados no encuentran trabajo, entonces imagínese los que no se preparan; hacerles ver que la herencia que se les deja es la educación y que el futuro debe ser mejor para ellos; si nosotros como padres no tuvimos algunas cosas, ellos y ellas lo pueden conseguir, pero preparándose, estudiando, teniendo muchos conocimientos, pero sobre todo el amor, el cariño, la atención y el respeto a sus semejantes.
Deja un mensaje